El pisito

1.- Si España fuese un piso, el piso sería propiedad de todos los que viven en él. Los que frecuentan más el salón son tan propietarios del salón como los que apenas van a él de vez en cuando o incluso como los que nunca van al salón. Eso es lo que dice la Constitución de 1978. Lo que dice el gobierno de Cataluña (pongamos que son lo que viven en el salón) es que quieren cerrar la puerta por la que todos pasamos al salón y que para ello no van a consultar nada más que a los que viven en el salón. El resto de los que vivimos en el piso no contamos.

 

2.- Lo que dice la Constitución de 1978 es que, si quieren cerrar la puerta, tienen que juntar a todos los vecinos y que todos los vecinos tienen que aprobarlo porque el salón es de todos. El gobierno de Cataluña sospecha que, si junta a todos los vecinos (el parlamento), le van a decir que no cierre la puerta, y por eso no quiere juntar a los vecinos y convierte el asunto en un asunto exclusivo de los que viven en el salón.  Dice el gobierno de Cataluña que el salón es solo de ellos, de los que lo ocupan mucho más tiempo que los demás.

 

3.- La Constitución de 1978 dice que declarar ese asunto un asunto exclusivo de los que viven en el salón no es legal. Claro que es inconveniente para el gobierno de Cataluña y los que lo apoyan, pero qué le vamos a hacer. Ocurre que el piso es de todos.

 

4.- Los que viven en el salón dicen que la libertad consiste en dejarles cerrar la puerta, y lo contrario es de hijos de mala madre. Me parece lógico que lo piensen los que dicen que el salón es suyo y no de los demás. Pero me parece ridículo que los que viven en las otras habitaciones estén de acuerdo con ellos.

 

 5.- Dice Borrell lo mismo que me dice la mayoría de la gente que conozco que tiene alguien en Cataluña, y es que en ese salón se le hace la vida imposible a los que no son de la opinión de los que quieren cerrar la puerta. Antes o después, la cerrarán, de eso me caben pocas dudas. Pero que a los del dormitorio pequeño, el que da al patio de luces, les parezca bien, me parece de risa. Aunque nunca vayan a ir al salón.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Ricardo Huélamo Maldonado (martes, 03 octubre 2017 01:34)

    Buenas noches o días profesor (según cuando me lea), no se si se acordará de mi, pero fui alumno suyo en el instituto del Pedro Mercedes, le escribo para decirle que me alegra volver a leerle y más aún sobre un tema tan candente como es este. Lo segundo, decirle que su texto me ha resultado entretenido e interesante, pero un poco injusto. Quiero decir, entiendo y comparto lo que dice el gobierno central de que el "referendum del 1-O" es inconstitucional y por lo tanto ilegal. Y que como cualquier ciudadano español, el Govern de Catalunya no puede saltarse la ley o si se la salta esta cometiendo un delito que debe ser castigado. Pero también entiendo a los catalanes que dicen querer votar y decidir sobre su sistema de gobierno.
    Es verdad la gente que dice que es injusto que solo una parte de España (Cataluña) pueda decidir separarse del resto de España y que por tanto si se hace un referéndum debería votar toda España, pero esa opción (según creo yo) volvería a dejar el conflicto en tablas (España votando No y Cataluña votando Si), incluso si se hiciera un referéndum solo en Cataluña ¿realmente saldría Si al referéndum?, no sé realmente lo que saldría pero creo que al solución pasa por el dialogo político y por dejar votar a la ciudadanía catalana, porque veo un poco injusto que en el 2010 el TC tumbara el Estatuto de Cataluña (votado y aprobado por todos los catalanes) cuando hay textos iguales en el Estatuto de Andalucía, tampoco entiendo al Gobierno Central cuando dice que no puede cambiar la constitución para dejarles hacer el referéndum cuando cambiaron el Art. 135 en una mañana.
    Siento el tostón de comentario pero es mi grito al vació, porque no me identifico con los independentistas que se quieren ir de España (por muy de izquierdas que sean) ni con los españoles que gritan "A por ellos" o salen con la bandera de España defendiendo la patria española (que dudo que salieran a la calle en contra de los recortes en sanidad, educación y en contra de la corrupción) ni mucho menos me siento orgulloso de los vídeos e imágenes de violencia en las calles de Cataluña. ¿No hemos aprendido de nuestra historia?.

  • #2

    miguel angel (viernes, 06 octubre 2017 00:22)

    Hola, Ricardo:
    Te agradezco tus observaciones, pero mi intención aquí no era analizar todas las caras del asunto. Solo que´ría poner el acento en la complacencia con la que se ve desde el resto de España. Cuando escribía eso, había un mogollón de gente en Madrid y (menos) en otras ciudades pidiendo que el gobierno autorizase el referéndum... Es decir, pidiendo que el gobierno autorice la posibilidad de que ellos, los manifestantes, pasen a ser extranjeros en un territorio donde ahora no lo son. "Están en su derecho", decía una joven con acento andaluz... En fin...