Relatos con prisa

Relatos con prisa · 15. julio 2022
Odio a la primavera
Odio a la primavera. Si pudiera, la pasaría escondido donde no pudiera ver ni ser visto. ¡Qué vergüenza todos los años! Míralos, ya empiezan. Mis colegas. Llevamos juntos desde que recuerdo y no nos movemos a ningún sitio si no vamos todos a una. Y, de pronto, una tarde, cuando empieza a caer el sol, hay un fulano al que le da por hacerse el gallito. Lo ves que parece querer mirarnos por encima a todos los demás y saca pecho como si le estuvieran inflando con una manguera de aire. De...
Relatos con prisa · 15. julio 2022
Una sonrisa agradecida
La vi con el rabillo del ojo después de regar el último geranio. Cuando me giré, se escondió con una sacudida eléctrica que fue lo que me hizo reparar en ella. Al día siguiente, convertido en una estatua, la vi salir de entre las macetas y beber del charquito de agua que se había formado en el antepecho de la terraza. Me llevó tiempo, pero menos del que hubiera supuesto, que la lagartija se acostumbrase a mi presencia y bebiese mientras yo observaba cómo lo hacía. Después empecé a...
Relatos con prisa · 07. enero 2022
Feli recibió la llamada que su hijo le hacía cada Nochebuena. No se dijeron nada nuevo. Después de veinte años, la conversación era un ritual breve y sin contenido. En las primeras navidades, Julián trató de convencer a su madre hasta ese último momento de que se dejara acompañar a su casa para celebrar la fiesta en familia. Respeto que no quieras venir ningún otro día, le decía, pero, por favor, ven hoy. Le dolió que ella declinara su invitación el mismo año en que nació...
Relatos con prisa · 26. enero 2021
Venga, Ramírez, echa a correr y salta con ganas, que yo te ayudo, verás como no pasa nada. Así de sencillo lo pinta. Corro, piso en el trampolín, me elevo lo suficiente y dejo que me ayude. Pero, ¿cómo?, pienso. O, pienso después, mejor que no me ayude porque todos los demás lo saben hacer y si paso el ejercicio gracias a él seguiré siendo el patoso y se reirán de mí de la misma manera. De mi cuerpo desgarbado, escuálido, rígido, débil, ruinoso. Hoy lo he intentado dos veces y...
Relatos con prisa · 03. enero 2021
- El mundo pertenece a los antipáticos. Nos pertenece. Por fin se ha demostrado que nuestra preferencia por el alejamiento, el recelo hacia los demás, la sospecha de que muy pocas compañías mejorarán nuestra vida, al modo en que muy pocas palabras mejoran el silencio, no es un comportamiento patológico, la excepción en un mundo donde el gregarismo está en la base de la prosperidad general, sino al contrario, la mejor herramienta de supervivencia de la que dispone la especie humana....
Relatos con prisa · 06. abril 2020
Había decidido pasar el resto de la tarde navegando por una página de entretenimiento; algo ligero después de terminar Guerra y paz. Nada más entrar, un reclamo publicitario saltó en la cabecera. Dona, decía. Dona y también tú serás un héroe.
Relatos con prisa · 24. agosto 2017
Tuve que hacer una cola de tres cuartos de hora. Me iba a haber ido, pero permanecer allí me aseguraba que el resto del día no tendría que pensar en el resto del día, y eso sonaba muy bien en comparación con cualquier otra alternativa. Especialmente con la única que tenía, que era volverme a casa a pasar el domingo, como ya había hecho el sábado porque el viernes mi turno terminaba muy tarde y no encontré ningún blablacar para Cuenca.
Relatos con prisa · 05. agosto 2017
Todo el mundo te da consejos sobre cuál es el mejor sitio, sobre lo que tienes que hacer para cogerlo tú primero, sobre en qué debes pensar mientras dure el viaje. En los ojos de tu novia, te dicen. En los de tu madre. En la sonrisa de tus hermanos, que se miran en ti. Algún día regresaréis los cuatro a casa como hacen los héroes: lo has oído tantas veces que sabes que va a ser así. Todo el mundo te dice que las estrellas te marcan el camino, si sabes mirarlas, y cualquiera te da un...
Relatos con prisa · 02. julio 2017
El traje que había estrenado me acercaba a mi tío, un músico militar del que teníamos noticias una vez cada año, cuando el barco en el que trabajaba empezaba la vuelta al mundo y la tripulación posaba para que sus familiares pudieran tener una fotografía de ese momento.
Relatos con prisa · 12. junio 2017
A finales del siglo XIX, el antropólogo inglés Abraham Adams descubrió, en una zona montañosa inaccesible aunque no muy apartada del curso del río Niger, un grupo étnico que se distribuía a lo largo y ancho de un territorio de una extensión semejante al área metropolitana de Londres. El grupo estaba separado en tribus que controlaban territorios mucho más pequeños y las diferencias de comportamiento entre aquellas eran más que notables. De hecho, Adams dudó mucho antes de decidirse a hablar de

Mostrar más