O meninges o ley electoral

Da igual que la crisis en que vivamos sea pequeña o grande (dando por hecho que vivir es, en sí mismo, estar crisis) porque la llegada al gobierno de un partido y su mantenimiento depende, desde hace cuarenta años, de los nacionalistas. La única manera de resolver el problema ahora catalán (pero solo ahora y por poco tiempo) es llevar a los partidos nacionalistas a la irrelevancia. Y eso puede hacerse cambiando la ley electoral o cambiando las meninges de los dirigentes de los partidos nacionales. No sé qué es más difícil. Esta mañana leo que un individuo que está en el gobierno catalán gracias a que lleva una vida considerándose superior a los de Cuenca le dice al gobierno de España que, si de él depende (y parece que depende), tendrá que convocar elecciones. Por sus cojones. Porque los catalanes no infringen nunca la ley y, si la infringieran, debe pasársele por alto, que para eso son catalanes y demócratas. Vamos, son más demócratas que los demás, y por eso nunca infringen la ley aunque la infrinjan.

 

     Dado que, en estos tiempos, se es más de izquierdas cuanto más de acuerdo se esté con Torra y sus idioteces, y que, por lo tanto, no se puede contar con Podemos para demasiado. Dado que, cuando llegan las cosas de verdad (reforma laboral, leyes para evitar una nueva catástrofe de la banca, precio de la luz…) da igual quién nos gobierne porque el gobierno solo está para las cosas pequeñas. Dado todo eso y alguna cosa más, no sé por qué no se llega a un acuerdo entre los partidos que no son independentistas para establecer grandes políticas de Estado, acuerdo de gobierno o lo que que deje a aquellos fuera de juego. Porque solo cuando sus votos sean tan importantes como los de Cuenca, se acabará el problema secesionista.

 

     - Y no es que me haya vuelto españolista o que me dé igual que gobierne el bocazas de Casado; es que, cada vez que rebuzna la periferia, los del centro recibimos una coz. Los que estamos jodidos somos los de Cuenca, no los del Ampurdán. Y a quien terminan cuidando los gobiernos es a los del Ampurdán.

 

     O cambiamos la ley electoral o le cambiamos las meninges a los políticos.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0