¿Y si...? (fantasía sobre los másters)

¿Y si los doscientos mil trabajos fin de másteres (TFM) que se hacen en España generasen el conocimiento nuevo que se espera de un trabajo de posgrado? ¿Y si en España hubiese seiscientos mil profesores universitarios, miembros de un tribunal de un TFM, que fuesen rigurosos con los trabajos que tienen que evaluar? ¿Podemos imaginar un país donde se escriban cada año diez millones de páginas interesantes, creativas, con aportaciones de cierta relevancia a la Biología, la Economía, el Derecho…? Ese país tendría un futuro espléndido, a salvo de crisis económicas y vaivenes ideológicos porque, además, muchos de esos másteres son la antesala de otro montón enorme de doctorados ante cuyas investigaciones palidecen los hallazgos ya importantes de los másteres.

    Pero… ¿y si realmente un porcentaje no desdeñable de esos másteres no ofrecen ninguna formación relevante a los alumnos?, ¿y si muchos de esos trabajos son faenas de aliño que los estudiantes hacen con la ley del mínimo esfuerzo y los profesores corrigen con un interés parecido? ¿Y si el máster, como pensaba algún malpensado, sirve, primero, para que se financie la universidad y los profesores engrosen sus currícula y, después, para todo lo demás, si es que lo hay?

    ¿Y si, por otra parte, todo este rimbombante montaje de posgrados hubiese abandonado la senda insobornable del conocimiento y estuviese sometido a la prosaica ley de la oferta y la demanda, en función de la cual quien más títulos despacha es quien mejores condiciones ofrece?

 

     ¿Y si, todo este follón que se está montando sirviese para poner orden en el caos en lugar de para embarrarlo más?

Escribir comentario

Comentarios: 0