Zocos

Acabo de descubrir una página web en la que personas que saben hacer cosas ofrecen su sabiduría a quien lo necesite. Es uno de esos zocos que proliferan en internet y en donde, para hacerse ver, uno tiene que dar cualquier cosa muy barata. Igual que en cualquier otro, por lo demás. Lo que distingue a este de otros mercados es que el producto con el que se comercia es un amplio espectro de esas habilidades que, en general, se identifican con el término cultura. Escribir un texto, corregirlo, hacer una tarjeta de presentación, componer una letra, construir una aplicación...cualquier cosa puede hacerse a partir de cinco euros.

          Por ese precio hay quien se compromete a escribir un ensayo de tres páginas con letra de cuerpo once o un cuento de amor de mil palabras. O cosas menos suntuarias, como la misión y la visión de la empresa o un banner publicitario o la grabación de una pista de violín para una composición dada.

          Que la mayoría del tráfico comercial se desarrolle entre personas que viven en países con menor renta que el nuestro no quita hierro al asunto. Sospecho que en ninguno de esos lugares puede uno contratar a un fontanero, un mecánico o un carpintero por ese precio.

          Si en este zoco el que vende es el que sabe hacer, hay otros que buscan a ese que sabe hacer, empresarios, emprendedores o gente ocurrente que busca talentos, o negros, para escribir un blog, por ejemplo, y ofrecen (y esto en España) la inestimable cantidad de un euro por cada entrada que tenga unas trescientas palabras. El dinero que cobra el electricista por levantar el teléfono y escuchar cuál es la avería que tienes en casa.

          Ese es el valor de mercado de las habilidades intelectuales que se enseñan en la escuela. Aprende a leer, a escribir, a esto y a lo otro para que algún día puedas ganarte con ello la vida, siempre tus ambiciones o tus necesidades sean inferiores a las de tu peluquero o la señora de la limpieza, que ganarán más que tú.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0