Las fiestas de los pueblos

Hace ya un tiempo me decía una compañera que cada vez se veía más lejos de los chicos a los que daba clase. Ellos siempre tienen catorce o quince años, pero tú no, y la distancia que te separa de ellos es cada vez mayor. Como si fueses montado en un barco que se aleja de la costa, cada vez distingues peor lo que queda en el continente: las personas, los edificios...Es verdad que esa distancia te permite ver mejor todo el panorama, y en eso debe de consistir lo que llamamos experiencia, pero en el día a día uno trabaja con las personas y no con la fotografía aérea del paisaje.


Puede pensarse que la distancia se revela, sobre todo, en gustos, valores, actitudes y cosas un poco evanescentes, pero se ve antes que en ningún sitio en los referentes más sólidos. En el campo de lo social es casi diario el choque que uno nota cuando trata de anclar ciertos conocimientos en alguna parte de la mente de los alumnos. Todo les cae igual de lejos: lo que pasó hace veinte años y lo que pasó hace veinte mil. Lo que para el profesor ocurrió ayer mismo, para los alumnos existió, si lo hizo, en la noche de los tiempos.


Y ahora vamos al caso. El alumno tenía que exponer a sus compañeros el universo musical de la segunda mitad del siglo XX. El profesor esperaba que cumpliese el encargo de relacionar la música con el protagonismo de la juventud en la sociedad durante las últimas décadas, los movimientos de masas, el sonido de fondo de algunas revoluciones estudiadas en las últimas semanas... Pero no. No ocurrió nada de eso. El alumno presentó aquello con la misma sensación de incordio que si se le hubiese encargado hablar sobre los merovingios. No entendía nada. No conocía a nadie. No le gustaba nada. Los cortes musicales que seleccionó los escuchaba con la misma pasión con la que escucha la sintonía del telediario y cuando introdujo el With or without you de U2 no pudo aguantar más y lanzó un comentario de fastidio: esta música es un rollo, es lo que tocan en las fiestas de los pueblos.


Escribir comentario

Comentarios: 0