Premios

Publicada el 7 de septiembre de 2012 en El Día de Castilla la Mancha .


Habida cuenta que en 2010 se lo dieron a la selección española de fútbol, habrá que convenir que el premio que le han dado a Casillas y Xavi ha sido por el hecho de que han dicho que son amigos (ya que no parece probable que un jurado disponga de pruebas fehacientes de amistad: las veces que han cenado juntos, los regalos que se hacen por sus cumpleaños y cosas así). Habida cuenta de que debe de haber más futbolistas que han dicho en alguna ocasión que son amigos, y que tan sorprendente fenómeno ha podido darse incluso dentro de la selección española, donde debe de haber más parejas (o incluso tríos o cuartetos) de jugadores que alguan vez han dicho ser amigos entre sí, a estos dos les han dado el Príncipe de Asturias porque juegan en el Real Madrid y en el Barcelona. Habida cuenta de que debe de haber más jugadores de estos dos equipos que son amigos de alguno del otro, habrá que convenir que estos dos merecen el premio por algo especial. Puesto que ser muy muy muy amigos no es un requisito para ganar ningún premio deportivo y, puesto que no disponemos de otras pruebas, habremos de tomar como cierta la especie de que entre ellos intercambiaron alguna conversación telefónica durante la temporada pasada, cuando cada partido que disputaban sus equipos se convertía en una pelea callejera. Si aquella conversación existió, a cada uno de ellos le ha reportado la charleta 25.000 euros del ala, además del enésimo reconocimiento público, lo que superó sin duda sus expectativas. Pero si esa conversación merece ser elevada a la categoría de icono de la deportividad asumamos que el deporte va por mal camino. Diríase que con esta decisión el jurado ha reconocido que lo normal en el deporte es el contra-modelo que representa la estupidez permanente de Cristiano Ronaldo y que, por eso, la misma sociedad que ha aplaudido el fallo del jurado debería replantearse el apoyo que ofrece al deporte de elite, desde horas interminables de información al apoyo a su sostenimiento con dinero público.

Escribir comentario

Comentarios: 0