Libertad de prensa

Publicada el 23 de septiembre de 2011 en El Día de Cuenca y otros, supongo.

La noticia chusca de la semana surgió el miércoles, cuando el Consejo de RTVE aprobó que los consejeros tuvieran acceso previo a los contenidos de los informativos. Naturalmente, los consejeros querían intervenir en la elaboración de las noticias, como si RTVE fuese Intereconomía. ¿Qué querían si no? ¿Enterarse de la quiniela antes que sus cuñados? Cono la propuesta la hicieron los consejeros del PP (por eso he dicho lo de Intereconomía), el asunto tiene dos lecturas. Una, que quieren utilizar la televisión estatal como si fuera cualquier autonómica para ganar en noviembre hasta las diez de monte y otra, que la deriva ordenancista del PP es innegable. Si esto es lo que plantean todavía en la oposición, miedo da pensar qué pueden desarrollar cuando lleguen al gobierno.
Lo peor de haber tenido un presidente que no había hecho el MIR de presidentes y andaba algo pegadillo en el oficio, y lo peor de haber tenido en ciertas autonomías gobernantes que a la vez que años de experiencia acumulaban más trampas que una película de chinos, es que la población se va a echar en manos del PP como si nada pudiese ir a peor, y a lo mejor esto es una prueba de que sí, de que todo puede ir a peor. No obstante, es digno de anotar que el PP ganó la moción porque se abstuvieron los consejeros del PSOE, los cuales debieron de pensar que así hacían como que la cosa no iba con ellos pero que, como todavía son gobierno, podrían utilizar la televisión estatal como si fuese cualquier autonómica y así minimizar las pérdidas.
Como los periodistas se enfadaron, al día siguiente rectificaron los políticos. Dicen los medios que los consejeros del PP lo hicieron para evitar el mosqueo de los profesionales, y que los del PSOE dijeron que el día anterior se habían equivocado. Todos a la vez, víctimas de un ataque de estulticia galopante, una virulenta forma de gripe cuyo virus está presente en el aire desde el otoño hasta el verano.
Ah! Y todo esto en un país en el que todos sabemos que la expresión «prensa independiente» es solamente una forma de hablar.




Escribir comentario

Comentarios: 0