Imparcialidad

Publicada el 30 de septiembre de 2011 en El Día de Cuenca y otros, supongo.


No hace falta tener estudios superiores para acordar que los informativos de TVE son mejores que los de Interconomía, algo que, sin embargo, está por demostrar para muchos ilustrados del país. Uno de los aciertos de Zapatero, probablemente no suficientemente ponderado, ha sido el de conseguir que la televisión pública se desligue del partido que gobierna. Sin duda, el modelo es bastante mejor que el de las televisiones regionales, que siguen siendo la voz de su amo. Por eso, que Cospedal diga que TVE no es imparcial después de que ella se haya asegurado que RTVCM será el mismo panfleto que antes fue con Barreda, y que lo diga sin que le caiga la cara de vergüenza, nos proporciona otro elemento para juzgar a nuestros políticos. Que Cospedal, Mato, Pons... que todo el PP no deje de repetir que son maltratados por la televisión pública solo puede significar dos cosas, a cual más deprimente. La primera, que a pesar de ser personas bien formadas, el partido les ha nublado el discernimiento y creen de verdad lo que dicen. En este caso, el partido ejerce sobre ellas el mismo efecto que una secta. Les anula la personalidad y les convierte en una suerte de muñecos que repiten consignas sin darse cuenta de que lo hacen. (Una variante más dura es que crean sinceramente que Urdaci o Telemadrid son el paradigma de los informativos imparciales, pero esta no la considero porque nos conduce directamente al manicomio). La otra posibilidad es que saben que están mintiendo como bellacos y utilizan la consigna convencidos de que una mentira que se repite muchas veces termina pareciendo la verdad. Por lo menos hoy día y televisión mediante. En otras palabras, se muestran como personajes a quienes la mentira les parece una herramienta lícita para alcanzar lo que quieren, que dicen que es nuestro bien. Nos mienten para hacernos un favor.

Como puede verse, cualquiera de los dos caminos nos conduce una vez más al desaliento. O son malos o son peores.

Escribir comentario

Comentarios: 0