Aggiornamento

Publicada el 1 de julio de 2011 en El Día de Cuenca y otros, supongo.


Pablo Milanés, 25 euros; Cyndi Lauper, 40, igual que Calamaro y Sabina juntos; abono para el FIB, 175; el Papa, entre 30 y 210. El Papa está en precio. La entrada más cara la dan por toda la semana en pensión completa. Se entiende que la cama (en institutos públicos; seguro que nada de Aristos o Retamar) no será de pluma de ganso y se comerá pasta con tomate, pero por ese precio no se puede pedir más en Madrid en pleno mes de agosto. Los curas de barrios de pobres claman contra Rouco por haber conseguido el patrocinio de bancos que desalojan de sus casas a los pobres en vez de haber negociado que Botín y González se porten como buenos cristianos con los pobres afectados por la crisis que generaron Botín y González. Los pobres (hablo ahora de los curas) deben de creerse que estamos en la transición, cuando se esperaba algo de la iglesia, de la izquierda y de los cantautores. Se equivocan. Hoy todo es especulación. Bueno, casi todo, porque Durex y Control se ofrecieron a Rouco pero este les dijo que no, que con la especulación se transige pero con la jodienda no. Limpio de pecado, el cardenal saca pecho y dice que el gasto público que genere será muy pequeño en comparación con el parné que se dejen los peregrinos: Rouco, ministro de Turismo de Rajoy. Y en medio de todo esto, suponemos al Papa feliz en su papel de megaestrella del verano. A su lado los sesentones van Morrison o Mick Jagger son casi unos críos, y no hay brown eyed girl que tenga el tirón de una misa de Ratzinger. Esto es «aggiornamento» y no lo del Vaticano II.

Escribir comentario

Comentarios: 0