Yo tampoco lo entiendo

Publicada el 18 de febrero de 2011 en El Día de Cuenca y otros, supongo.


Comenta la prensa económica que la parte del PIB compuesta por las ganancias de los empresarios ha caído una miaja en 2010 y la compuesta por los salarios cinco miajas. Supongo que si Matías Prats (no me sé el nombre de otro presentador) calla esto es porque no es una noticia. Ya se sabe que la noticia sería que un hombre mordiera a un perro y no lo contrario. Unos días antes los expertos habían dicho que ligar la subida del salario al IPC es un antigualla, que desmotiva (no sé a quién) y que debe ligarse a la productividad. Mientras me como la tostada recién levantado pienso si al camarero le subirán el sueldo si hace que me coma dos tostadas en lugar de una y si se lo bajarán si me pongo a régimen y la suprimo. Pienso irremediablemente en un mundo lleno de obesos por solidaridad y decido razonar sobre el asunto en otro momento. Momento que llega a los pocos días, cuando escucho decir a Matías que en España ha subido la productividad. Pienso en perros y hombres y en el camarero que ganará más cuando cambie el sistema, y me digo que olé por los expertos. Pero entonces es cuando Matías explica que la productividad ha subido porque han bajado los salarios. O sea, que los expertos propondrán bajar los salarios para subir la productividad y así poder subir los salarios para que -como entonces bajará la productividad- bajarlos de inmediato. De este modo, la parte del PIB que corresponde a los sueldos será otra vez menor y cada vez nos pareceremos más a China, lo cual es bueno porque el futuro es suyo, como todos sabemos.

Escribir comentario

Comentarios: 0