Villabajenses por el mundo

Publicada el 5 de marzo de 2010 en El Día de Cuenca y otros, supongo.

Los programas de televisión tipo villabajenses por el mundo nos permiten conocer que no en todas partes viven como nosotros. Hay lugares llenos de gentes serias, eficaces y la mar de responsables, sitios donde a los empleados se les exige y se les paga mucho, ciudades en las que nos gusta mirarnos porque son el farol que ilumina la senda del progreso. También existen otros sitios en los que la revolución industrial o no ha llegado o ha pasado de largo. Dicen los villabajenses que viven allí que la gente es más amable y tiene pinta de ser más feliz, aunque no son puntuales ni hacen las cosas de hoy para mañana y el futuro para el que se promete algo es siempre indeterminado. Los villabajaneses por el mundo y los que los vemos por la televisión sonreímos con paternalismo a un estado de cosas propio de otro tiempo. Pero no lo es tanto. Ahora os enteramos de que antes de la crisis no enfermábamos tanto como decíamos sino que endosábamos al patrón y al peibé unos días de holganza, con la sana informalidad -digamos- propia de esos lugares. Y por el otro lado, el de los patrones, vemos que al jefe la imaginación le llega para proponer que se contrate por nada y se despida sin nada, como en los tiempos de la gran factoría, hace dos siglos, y como seguro que pasa (además de en sus empresas) en no pocos sitios de esos en los que los villabajenses por el mundo se admiran de lo felices que viven los naturales del lugar.


Escribir comentario

Comentarios: 0