Pasado de moda

Publicada el 23 de enero de 2009 en El Día de Cuenca y otros, supongo.

De pronto me ha entrado la sensación de estar haciendo algo antiguo. Esto de escribir parece que lo es. Juan Luis Cebrián decía el otro día que no puede asegurar que dentro de quince años existan periódicos tal como los conocemos hoy día. Un poco después, un vendedor de libros escolares me ponía al tanto de cómo las editoriales ya piensan (y algunas trabajan) en un producto que es más una web que un libro. Mire por dónde los árboles del planeta tienen un futuro mejor del que les pronostica Greenpeace, sustituidos como serán en la cadena de la destrucción por los pobres en cuyo subsuelo se encuentre el coltán con el que se fabricarán los pequeños ordenadores en los que dentro de quince años se deberá leer este periódico. Ayer desayuné en una cafetería y, pensando en este asunto, levanté la cabeza y traté de imaginarme a los que leían el periódico al mismo tiempo que yo consultando sus pequeñas pedeás o lo que entonces se lleve. Le aseguro que no me costó trabajo ninguno. Pero, a la vez, le digo, se me quitaron un poco las ganas de escribir. Me sentí repentinamente próximo a los ilusionados propietarios de las primeras imprentas e irremediablemente ajeno al futuro inmediato. Es probable, me dije, que ese nuevo periódico no requiera de escritores y ni tan siquiera de periodistas: no sé cómo pero al paso que vamos no puede descartarse nada. Luego tuve un ataque de optimismo y pensé que entonces podré escribir muchas más columnas porque editarlas no costará nada. Pero el ataque pasó pronto, no se me ocurría quién puede querer leer más columnas mías y ahora sigo teniendo esa sensación de que estoy haciendo algo antiguo, de que estoy pasado de moda.


Escribir comentario

Comentarios: 0