No sé qué hacer con el sábado

Publicada el 2 de julio de 2010 en El Día de Cuenca y otros, supongo.

Estoy dudando entre el Festival de Hita y la Parada Gay de Madrid, entre el concurso de trajes medievales y el de músculos pectorales mejor cuidados. No sé si asistir al espectacular torneo final de los caballeros lanza en mano o a la fiesta de la Plaza de España, donde se prometen actuaciones musicales de muchos decibelios. Dudo si participar como Dios me dé a entender en el baile de músicas medievales, sospecho que asaz recatadas y de pasos fáciles y despaciosos, o dejarme ver en la noche loca de Chueca, más dada al frenesí, la contorsión y los gestos polisémicos. Lo de Hita terminará pronto y de lo de Madrid nunca. En Hita seguro que no ligo y en Chueca lo mejor es que no lo haga. En Hita los turistas terminaremos saludándonos de tanto vernos ir y venir de la plaza al palenque y del palenque a la plaza y en Madrid, uno entre dos millones, seré anónimo de principio a fin. No sé qué hacer con el sábado. Tengo un saco de arpillera y un bote de maquillaje para hacerme pasar por un pordiosero medieval pero no encuentro el traje adecuado para lo de Madrid, sin músculos que mostrar ni traje de marinero que ponerme. Los de Hita me llaman prometiéndome visitas guiadas gratuitas por el pueblo y los de Madrid me invitan a la ruta del arte LTGB (lésbico, transexual, gay y bisexual: casi nada). El reclamo de Hita es el interés turístico nacional de la fiesta y el de Madrid lo son frases como «placer sin disculpas» o «el poder del amor»... En fin, que si llego a saber que me iba a traer tantos problemas decidirme sobre mi tiempo libre, no cojo las vacaciones.



Escribir comentario

Comentarios: 0