Excusas, acusaciones y apologías

Publicada el 29 de mayo de 2009 en El Día de Cuenca y otros, supongo.


Los mandos de la Iglesia Católica han comprendido por fin que los seguidores hay que ganárselos en los titulares de los noticiarios y no en las homilías que escuchan cuatro viejecitas. Ayer mismo (en plena campaña para recoger la pasta del IRPF) pasaron por encima del Barcelona y de la General Motors con dos gilipolleces como la catedral de Burgos. Cada una, no las dos juntas. Bien saben ellos que lo son, pero manejan el «timing» de la actualidad y se han colado por delante de Figueruelas y al lado de Guardiola. Cañizares, que es en el Vaticano el jefe de un organismo de once palabras, supongo que inservible, asegura que está muy mal que los curas católicos sodomicen a los niños en instituciones que parecen creadas «ad hoc», pero a continuación añade que es mucho peor que la gente aborte. «Yo soy malo, pero tú eres Satanás», viene a decir, si bien, para que no se me acuse de parcialidad, creo que es falso que lo diga porque los curas sodomitas teman quedarse sin clientela si no hay desheredados que busquen su cobijo. Por otro lado, el redactor jefe de una revista del arzobispado de Madrid dice que como aquí chinga todo el mundo (creo que él no) la violación tiene que dejar de ser delito (o sea, que como todo el mundo compra y vende cosas, tenemos que admitir que el robo es algo natural). Muchos lectores de «Alfa y Omega», la revista en la que escribe, pedirían la extradición del imam al que se le oyese tal salvajada en una mezquita, pero no sé adónde podemos extraditar al tal Benjumea. Quizás a alguna cárcel por apología del terrorismo contra la mujer.



Escribir comentario

Comentarios: 0