Especuladores y gobiernos

Publicada el 5 de noviembre de 2010 en El Día de Cuenca y otros, supongo.

¿A que usted no sabe que rescatar a Irlanda significa que los impuestos de los europeos servirán para que los accionistas del Dutsche o del Lloyds cobren sus dividendos y las plusvalías financieras que pensaban obtener de este país cuando le prestaron dinero al gobierno? Nuestros impuestos no pagarán el sueldo del médico rural de Connemara sino las plusvalías del presidente del Dutsche. Se rumorea que ahora querrán cobrar de golpe la deuda española utilizando el mismo mecanismo de vender insoportablemente caro el dinero que el gobierno necesita. Ayer se lo vendían 2,5 veces más caro que a Alemania. Pero esta noche pueden ponerse de acuerdo en un restaurante y el lunes pedir veinte veces esa cantidad. Así, el viernes Bruselas les da todo lo que se les debe y el primero de enero el gobierno baja el sueldo a los funcionarios un 15% si eso es lo que piden los banqueros para reconsiderar la cuantía acordada en la cena de hoy. Que eso no ocurra depende solamente de la voluntad de estos sinvergüenzas y por eso los políticos cada vez más parecen sus mayordomos, preocupados en exclusiva por hacer que el amo se fie de ellos (generar confianza, se le llama, aunque tampoco sirve de mucho si consideramos que el gobierno irlandés practicaba justo la política que prefiren los banqueros). Mientras alguien se pone a construir un gobierno global que meta en cintura a estos especuladores globales, podríamos recordar que Felipe II declaró tres veces la suspensión de pagos del Imperio más grande que ha habido nunca y los banqueros doblaron la cerviz. Vale. No será lo mismo. Pero esto está empezando a pasarse de castaño oscuro.

Escribir comentario

Comentarios: 0