El IVA

Publicada el 25 de septiembre de 2009 en El Día de Cuenca y otros, supongo.

El partido más o menos socialista británico bajó el IVA del 17,5% al 15% para sortear la crisis, mientras que el partido más o menos socialista español anunciará mañana que lo subirá del 16% al 18% para conseguir lo mismo. El hecho que dos que piensan igual actúen de forma contraria me sume en la zozobra y me hace pensar para mayor desasosiego que si los tories se opusieron a la medida desarrollaron un pensamiento semejante al zapaterista mientras que Rajoy, al llevarle la contraria a Zapatero, podría pasar por ser el ideólogo de los laboristas si viviese en Gran Bretaña. Por lo demás, cualquier lector de prensa es capaz de argumentar las virtudes regerancionistas de bajar y de subir el IVA: yo mismo puedo hacerlo. Sin embargo, antes de resolver el problema, esto lo agrava porque, o no es posible salvar el obstáculo por dos caminos contrapuestos, de forma que Gran Bretaña o España no saldrán de la crisis y toda una escuela de economistas debería marcharse a escardar cebollinos, o sí lo es, lo que hace prescindibles a los ministros de Economía (algo de lo que Zapatero nos demuestra estar convencido cada vez que da un mitin y anuncia dinero para todos) y, lo que es peor para el pensamiento humano en general, convierte al misterio de la Santísima Trinidad en una simpleza en comparación con lo que ocurre en los tiempos modernos. Después, Pajín y Cospedal nos lo explicarán todo con la simpleza habitual de los buenos y los malos, los blancos y los negros, los ricos y los pobres, siempre tan intercambiable, mientras que los que tienen la pasta de verdad siguen -ellos sí- mandando de verdad.

Escribir comentario

Comentarios: 0