Tres capas

Recuerdo que un personaje de la radio cuya existencia solo es posible porque existen otros personajes como Carlos Herrera que les dan bola, se refería un día ya lejano a la moda de hacer visible la ropa interior como el colmo del descuido, del desaliño y del mal gusto. Me hubiese gustado ver al tal Rodríguez Sieiro en esa clase en la que al alumno se le habían escurrido los pantalones del chándal y estaba sentado en la silla sobre sus calzoncillos bóxer de color blanco. Pero no un poco. Del todo. Me hubiese gustado verlo, digo. Claro, también me hubiese gustado que su madre viese la indolencia del hijo... pero eso es harina de otro costal.
     Formalmente cerca de esa muestra de abandono pero conceptualmente muy lejos de ello, pululan por el instituto algunos alumnos que se complacen en mostrarse seguidores de la antigua moda de los pantalones caídos. Sospecho que ignoran las dos versiones que existen sobre el origen, si bien ambas tienen en común lo yanqui y carcelario y remiten a un mundo de cierta marginacion en la que ellos -mis alumnos- se sienten cómodos. Sin embargo, como digo, el desaliño es solo formal. Pose, que se ha dicho siempre. Postureo, que se dice ahora. Estos alumnos de los saggy pants son tan pijos como los estudiantes del SEK que juegan al fútbol con pantalones de pinzas y castellanos de piel. No se ocupan de su ropa menos que ellos ni le dedican menos atención. Es de ver cómo ante la imperiosa necesidad de subirse el pantalón mil veces al día lo hacen con un cuidado exquisito para no rebasar un cierto límite, no sea que dejen de mostrar no se sabe qué porción de calzoncillo
     El colmo, no obstante, es que los calzoncillos que se enseñan son de pega. En realidad, lo que muestran es una prenda intermedia entre el calzoncillo de verdad y el pantalón. Un postizo, una trampa, una suerte de relleno para el sujetador (es un decir, claro), la prueba fechaciente de que también ellos, los marginales de rompe y rasga, lo son mucho menos de lo que se creen...

Escribir comentario

Comentarios: 0