El timbre

La única instrucción que se obedece a rajatabla en un instituto es la que dicta el timbre y, por lo menos la mitad de las veces, se hace con una inmediatez absoluta, lo que concede al ingenio un porcentaje de efectividad que no conseguiría nunca el profesor del mes ordenando silencio, atención, respuestas o que los estudiantes bizqueen, daría igual.


Es cierto que cuando el timbre llama a volver a clase, los alumnos se mueven con una lentitud de paseante impropia de chicos en la flor de la vida. También lo es que no hay manera de empezar una clase antes de que transcurran algunos minutos, más cuanto de más edad son los estudiantes, pero aun así debemos convenir que no se discute la obligación de regresar a clase, como los obreros de la fábrica no discuten que tienen que volver al puesto de la cadena de montaje.


En cambio, cuando el timbre suena para autorizar la salida, el profesor se convierte en una figura irrelevante. Y más todavía su mensaje, que se pierde como si estuviese siendo susurrado al éter. Da igual que se haya advertido que el timbre es solo un aviso o que en otras ocasiones se hayan tomado medidas levemente disciplinarias con los que muestran demasiada prisa para abandonar el barco. La chicharra desposee al profesor del tiempo y de su autoridad y al aprendizaje de toda consistencia. Cualquiera puede ver cómo el conocimiento resbala por las pastas de los libros y de los  cuadernos cuando se cierran y cómo cae al suelo donde empapa sutil e inútilmente el terrazo que desecan de inmediato las deportivas de los estudiantes. Éstos dejan de ser individuos y se convierten en masa, en turba, en un rebaño de criaturas emigrantes que buscan el agua fresca de unos minutos de recreo o, si es el final de la jornada, de su verdadera vida  más allá del instituto.


La prisa de los estudiantes provisionales se sobrepone, incluso, a la inminencia de cualquier examen. Así ha ocurrido hoy, cuando se ha desatado la turbamulta mientras corregíamos el último ejercicio antes de la prueba de mañana, una prueba que incluirá, aunque ellos no lo saben,  ese ejercicio.inconcluso.

Escribir comentario

Comentarios: 0