Bilingüe

Parece que los españoles nos consideramos bastante torpes para aprender otros idiomas. Digo que parece porque hace ya un tiempo que los medios de comunicación subrayan el bajo porcentaje de españoles que hablamos Inglés sin que las cifras cambien mucho, por lo que cabe pensar que a lo mejor no es que no sepamos aprender sino que el Inglés nos importa un pimiento. Como me decía un colega noruego, el nuestro es un país grande, importante en Europa y con mucha Historia, y el nuestro es el idioma de un imperio y uno de los más hablados del mundo, así que se comprende bien que no sintamos la necesidad de aprender ninguno más.

     No obstante, los gobiernos participan de ese complejo de inferioridad y están dispuestos a terminar con él multiplicando el tiempo de exposición al Inglés de todas nuestras criaturas desde que van a la escuela. Aprenderán Inglés en la clase de Inglés y también, al menos, en dos clases más y el propósito, más o menos confesado, es que en el futuro todas las materias se impartan en Inglés, para lo cual los maestros habrán de aprenderlo o serán desterrados a centros de segunda, donde solo se hablará Español.

     No sé el éxito que tendrá este movimiento tan filosajón, pero de momento los colegios que han decidido sumarse a él se muestran orgullosos de su iniciativa y lo celebran informando a la clientela y a quienes pasan por la puerta que allí se aprende en Inglés y en Español.

     Claro, que para saber lo que dice el cartel primero hay que aprender Inglés. Probablemente, debajo o encima de lo que leemos debería haberse incluido «Colegio bilingüe desde 2013». Escribir solo en Inglés que allí se aprende en Inglés y en Español tiene algo de papanatismo, de entreguismo de nuestro idioma  a la importancia del otro.

Escribir comentario

Comentarios: 0