Escuela rural

Publicada el 8 de junio de 2012 en El Día de Castilla-La Mancha.


Existe en el medio rural un estancamiento escolar de proporciones importantes en comparación con los niveles de estudios que se alcanzan en el conjunto de los sectores de la población.» La frase no es de Marcial Marín, pero podría serlo. El consejero de Educación dice esto mismo y añade que hay estudios que lo demuestran. Ya que él no cita ninguno de esos trabajos, este del que he sacado el entrecomillado podría ser uno. Pertenece a una investigación encargada por el ministerio de Agricultura y llevada a cabo por un reputado equipo de sociólogos. La pega es que es de 1985 y venía a decir que las concentraciones escolares derivadas de la Ley de 1970 no sirvieron para que mejorase el rendimiento de los chicos de los pueblos. O sea, la misma frase para justificar justo lo contrario. Paradojas de la ciencia social. De todos modos, cabe pensar que el consejero Marín tiene en su cabeza a ese maestro cuya escuela «es, probablemente, una unitaria de éstas», donde «el maestro linda por arriba con la golondrina, el gavilán y el dolor de cabeza del solano; por abajo, con los mordiscos exaltados del cardo místico; por el invierno, con las tardes lobas de enero en descampado, con la lluvia innumerable y el barro infinito que rodea por todas partes las espaldas sin impermeable y los zapatos remendados a lezna y bramante en las clases de trabajos manuales.» La exaltación del pauperismo pertenece a Meliano Peraile, prosista conquense de categoría, como puede colegirse de tan pequeña muestra. La pega en este caso es que el texto se publicó en 1969 y que las cosas ya no son así, señor Marín. O a lo peor hay que decir que todavía no son así y que en ese caso es usted un adelantado a su tiempo que, como en otras cosas, es el de hace cuarenta años.



Escribir comentario

Comentarios: 0